Principio de Compensación de Ralph Waldo Emerson -tarde o temprano todo en la vida se compensa con todo

Principio de Compensación de Ralph Waldo Emerson -tarde o temprano todo en la vida se compensa con todo

Cada exceso causa un defecto; cada defecto un exceso. Cada dulce tiene su lado ácido; cada mal su bien. Cada facultad que es receptora del placer tiene una pena igual puesta sobre su abuso. Es pagar por su moderación con su vida. Por cada grano del ingenio hay un grano de la estupidez. Para cada cosa que usted ha perdido, usted ha adquirido otra cosa; y para cada cosa que usted adquiere, usted pierde algo.
  • El agricultor imagina que poder y lugar son cosas buenas. Pero el presidente ha pagado mucho por su Presidencia. Le ha costado toda su paz, y lo mejor de sus atributos comúnmente. Para preservar por tan poco tiempo tan conspicua una apariencia ante el mundo, estaría más contento comiendo polvo antes de que los amos legítimos que están de pie erguidos tras el trono.
  • Es en vano construir o conspirar o unirse contra ello. Las cosas se niegan a estar mal administradas por mucho tiempo. Aunque ningún cheque para un nuevo mal aparezca, los cheques existen, y aparecerán. Si el usted es cruel, su vida no es segura. Si usted impone contribuciones demasiado altas, el ingreso no producirá nada. Si usted hace el código penal sanguinario, los jurados no condenarán.

    Este es el universo vivo. Todas las cosas son morales. Esa alma, que dentro de nosotros es una opinión, aparte de nosotros es una ley. Sentimos su inspiración; ahí en la historia podemos ver su fuerza fatal. “Está en el mundo entero, y el mundo fue hecho por ello”. La justicia no es pospuesta. Un patrimonio perfecto ajusta su balance en todas las partes de la vida.

    Los dados de Dios están siempre cargados. El mundo luce como una tabla de multiplicación, o una ecuación matemática, la cuál, sin importar cual sea su voluntad, se balancea a sí mismo.

    Cada secreto es contado, cada crimen es castigado, cada virtud recompensada, cada injusticia reparada, en el silencio y la certeza. Cada acto se recompensa a sí mismo. La vida invierte en sí con condiciones inevitables, que el necio trata de esquivar, que uno y otro se jactan de que no sabe, que no lo tocan – pero el jactarse está en sus labios, las condiciones están en su alma. Si se libra de ellos en una parte lo atacan en otra parte más esencial. Si se ha librado de ellos en la forma y en la aparición, es porque ha resistido su vida y huido de sí, y la retribución es tanta muerte.

    El excluido en la vida no ve que se excluye a sí mismo del disfrute, en el intento por apropiárselo. El exclusionista en religión no ve que cierra la puerta del Cielo sobre sí, en su lucha por cerrársela a otros.

    Todas las infracciones del amor y la equidad en nuestras relaciones sociales son castigadas velozmente. Son castigadas por el miedo. Todos los viejos abusos en la sociedad, universales y particulares, todas las acumulaciones injustas de propiedad y poder, son vengadas en la misma manera. El miedo es un instructor de gran sagacidad y el heraldo de todas las revoluciones mIentras estoy de pie en las relaciones simples para con mi prójimo, no tengo desagrado en conocerlo.

    Los hombres experimentados del mundo saben muy bien que es mejor pagar bien cuando acompañan, y que a menudo un hombre paga mucho por una frugalidad pequeña. ¿Ha un hombre logrado cosa alguna que haya recibido cientos de favores y dado nada? Podría llegar a comprender pronto que “el precio más alto que puede pagar por una cosa es preguntar por ello”.

    Un hombre sabio conoce y sabe que es parte de la prudencia el enfrentar a cada demandante y pagar cada demanda justa con su tiempo, sus talentos, o su corazón.

    Los buenos ganan amigos incluso por debilidades y defectos.

    Así como ningún hombre nunca ha tenido un punto de orgullo que no sea perjudicial para él, ningún hombre nunca ha tenido un defecto que de alguna manera no pueda serle útil.

    Nuestra fuerza proviene de nuestros defectos. La indignación que se se arma con fuerzas secretas no despierta hasta que somos pinchados y picados y asaltados urgentemente.

    Un gran hombre está siempre deseoso de ser pequeño. Mientras se sienta sobre el almohadón de las ventajas, se duerme. Cuando es empujado, atormentado, derrotado, tiene una oportunidad de aprender algo; ha sido puesto sobre su inteligencia, en su virilidad; ha adquirido los hechos; aprendido su ignorancia; está curado de la locura de la presunción; ha conseguido moderación y destreza verdadera.

    El hombre sabio se lanza al lado de sus agresores. Es mayor su interés que el de ellos en encontrar su punto débil.

    La acusación es más segura que el elogio. Odio ser defendido en un periódico. Mientras todo lo que se diga sea dicho contra mí, siento cierta garantía del éxito. Pero tan pronto como las palabras melosas del elogio son habladas hacia mí, me siento como el que está tendido sin protección ante sus enemigos.

    En general, cada mal al que no sucumbimos es un benefactor.

    En una acción virtuosa soy realmente yo; en un acto virtuoso añado al mundo; planto en desiertos conquistados al Caos y la Nada y veo la oscuridad retrocediendo sobre los límites del horizonte.

    No deseo conocer un bien que no he ganado, por ejemplo, encontrar una olla de oro enterrado, sabiendo que trae consigo nuevas cargas. No deseo más artículos externos – ni pertenencias, ni honores, ni poderes, ni personas. La ganancia es evidente; el impuesto es seguro. Pero no hay impuesto sobre el conocimiento de que la compensación existe, y que no es deseable excavar tesoros.

    Leave a Reply

    Fill in your details below or click an icon to log in:

    WordPress.com Logo

    You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

    Google photo

    You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

    Twitter picture

    You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

    Facebook photo

    You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

    Connecting to %s